Edición 42 / junio 2015

Soy Gallus – Werner Krummenacher

Antes de unirse a Gallus, el Director de Markting y Ventas graduado Werner Krummenacher trabajó durante y después de sus estudios en establecimientos de restauración, así como en la gestión de proyectos y eventos, lo que le permitió adquirir mucha experiencia, la cual le serviría para su posterior carrera en Gallus. En el año 2011, Werner Krummenacher cumplió su mayor deseo y empezó a trabajar en la compañía internacional Gallus. Tres años más tarde se hizo cargo de la atención de los clientes de Gallus en el sudeste asiático. Una tarea que le permite aprender algo nuevo cada día.

Nombre:

Werner Krummenacher

Función:

Director de Ventas Regional GSEA (TH/MM/PK)

Formación:

• Matura Tipo E
• Director de Markting y Ventas graduado NDS HF

Carrera profesional:

Antes de unirme en septiembre de 2011 a Gallus, he trabajado durante varios años en el negocio de los restaurantes. Al principio trabajé como camarero para financiar mis estudios, después pude hacerme cargo de la gestión de diferentes restaurantes. Después he cambiado a la planificación y ejecución de eventos como gestor de proyectos y eventos.

Cuando decidí reorientar mi carrera, la división de serigrafía de Gallus me dio la oportunidad de hacer realidad mi sueño, que era trabajar para una empresa internacional. En el equipo Gallus Screeny he cuidado, a las órdenes de Heinz Brocker, durante más de tres años como Director de Producto las regiones del sur de Europa y Europa Occidental, África y Medio Oriente, antes de incluirme Dario Urbinati a finales de 2014 en su equipo y llevarme al sudeste asiático. Ahora me ocupo desde Bangkok de la venta de los productos de Gallus para los países de Tailandia, Myanmar y Pakistán.

Aficiones:

Kite-Surfing, senderismo, snowboard, delicias culinarias de todo tipo

Familia:

Comprometido con mi amor de toda la vida Monika. Aún no tengo hijos.

¿Cómo es un día de trabajo normal en la función del Director de Ventas Regional?

Desde que he empezado en este cargo a principios del 2015, no ha habido ni un solo día de trabajo normal. Además de las responsabilidades conocidas de un Director de Ventas, tales como la atención al cliente y la adquisición de clientes o la administración y coordinación, la tarea principal y el centro de dicha tarea es identificar y satisfacer las necesidades de los clientes, manteniendo un diálogo cercano con ellos y en estrecha colaboración con nuestros compañeros locales.

Como Director de Ventas eres un vínculo importante entre la empresa y el cliente. Por un lado, eres el ojo y el oído de la propia empresa y debes transmitir la información y el feedback del mercado lo más directamente posible a los puestos correctos dentro de la empresa. Por otro lado, eres el portavoz y la tarjeta de visita de la empresa hacia el exterior. Aquí también es importante cumplir esta función e informar a los clientes siempre a tiempo sobre nuevos desarrollos. Sólo de esta manera podemos conseguir que se beneficien de las ventajas que les deben aportar nuestros productos.

Aunque Gallus lleva vendiendo desde hace mucho tiempo sus máquinas con éxito en el sudeste de Asia, hemos empezado tan sólo hace tres años a tratar de una forma directa e intensa el mercado mediante una organización propia. Esta nueva proximidad a los mercados locales nos permite no sólo llegar a los clientes en red a nivel internacional, sino también a los que actúan exclusivamente a nivel local. En estos casos es muy importante mostrar a exactamente estos clientes que Gallus también es capaz de ofrecerles una solución apropiada para ellos, con el servicio y soporte local necesario.

¿Cómo integra las altas exigencias de calidad de los clientes y también de Gallus en su trabajo diario?

Empezando primero a exigirme a mí mismo. Sólo si uno mismo intenta alcanzar los objetivos más altos, es posible poder responder a las necesidades de los clientes y del empleador. Esto no siempre es fácil y se necesita siempre una nueva motivación. Esta motivación, a su vez, se puede encontrar en el intercambio con clientes satisfechos. Y así, el círculo se cierra otra vez.

¿Cómo se mantiene siempre creativo e innovador en su vida profesional?

A través de un cambio constante trato de no quedarme quito nunca. Además, yo soy una persona que siempre tiene ganas de algo nuevo. No hay que tener miedo a hacer preguntas, no hay que dar nada por sentado, no hay que pensar que uno conoce la respuesta a todas las preguntas. Siempre hay que estar dispuesto a aprender.

Como ya he mencionado, la proximidad con el cliente es importante y además ayuda a encontrar a otras ideas, a ideas nuevas y aportaciones. Es este intercambio continuo, no sólo con los propietarios y gerentes, sino también con los directores de producción, los impresores y el personal de preimpresión, que es necesario para darse cuenta de lo que se necesita, si nosotros como socio para nuestros clientes estamos en el camino correcto y adónde nos llevarán las futuras necesidades de nuestros clientes.

¿Cuáles son sus mayores retos?

Para mí, personalmente, el desafío más grande es hacerme cargo de la nueva tarea, en una cultura y un entorno extranjero, con un idioma extranjero, lo cual es un gran reto. Pero precisamente este reto fue una de las principales razones por las que quería asumir esta posición. La colaboración en la estructuración y la consecución de los objetivos comunes diarios a pesar de estas circunstancias son la sal y pimienta de una vida cotidiana, que hacen que la vida laboral sea siempre emocionante y variada.

¿Cómo se relaja? Unas palabras sobre su persona.

Soy un hombre que es feliz en la naturaleza y en el agua. En las inmediaciones de St. Gallen / Suiza, tenemos la suerte de tener las dos cosas cerca. Las montañas Alpstein son una de las zonas de senderismo y montañismo más visitadas a todos los niveles. El agua que he podido disfrutar aquí se presenta en forma de numerosos lagos de montaña, arroyos y, por supuesto, el hermoso lago de Constanza.

Ahora vivo en Tailandia. De lo que en Suiza sólo se puede disfrutar durante una mitad del año, aquí se puede disfrutar todo el año con temperaturas agradables o hasta muy altas. La variada diversidad natural de este país es tan inmensa y fascinante que uno no sabe dónde empezar a descubrir. No importa en qué parte del mundo me encuentro, la belleza de la naturaleza para mí siempre es una fuente de tranquilidad y al mismo tiempo me carga de energía.

Y el fin de semana me encanta dar rienda suelta al placer. Ya sea con una buena comida, una deliciosa copa de vino o un whisky de malta que se combina con un puro adecuado, me encanta tomarme mi tiempo, con amigos o con mi ser querido, para prestar la debida atención también a este lado de la vida.


espalda
Share |