Edición 41 / marzo 2015

MP cambia a Gallus

MP S.r.l. con sede en Alba, en el corazón de las Langhe, es una de aquellas empresas que desde siempre han impreso etiquetas de vino. La empresa fue fundada en 1973 por los socios Manissero y Pelassa (de ahí MP) en un momento, en el que se imprimían las etiquetas aun exclusivamente en pliegos de papel. Mucho trabajo, millones de etiquetas y utilizando siempre la última generación de las máquinas de impresión Heidelberger, para lograr la mejor calidad y el máximo rendimiento. Con los años, también se incorporaron los hijos Maurizio Pelassa y Fabio Manissero a la empresa y trajeron aire fresco y un nuevo impulso a este negocio.

Debido a la gran demanda de etiquetas autoadhesivas impresas, nació la idea de una reorientación de la estrategia. Sin embargo, para una empresa, dar este paso se asocia con muchas preguntas e inquietudes. En seguida se planteó la cuestión esencial en relación a la tecnología más apropiada, ya que la impresión de etiquetas de vino se realiza en tiradas cortas y medianas con máxima calidad y un acabado posterior.

Una inversión de tal envergadura económica y tecnológica puede significar para una empresa una incorporación exitosa a un nuevo mercado o, en caso de ser una decisión equivocada, es posible que signifique su fin.

La empresa MP ha elegido una Gallus TCS 250 con cinco unidades de impresión offset, una unidad de estampación en caliente, una unidad de barniz flexográfico, una unidad de serigrafía rotativa y un troquel semirotativo. Además, la máquina está equipada con un control de segundo pasaje para pedidos con más de cinco colores offset o que requieran un segundo pasaje de serigrafía. La máquina se ha montado en julio en un tiempo récord de tan sólo una semana por los técnicos del representante italiano de Gallus, Macchingraf, para lidiar rápidamente con el gran número de pedidos ya existentes.

MP se decidió por un sistema de máquina de la marca Gallus debido a su calidad de impresión excelente, los diversos procesos de ennoblecimiento (estampación en caliente, impresión serigráfica y flexográfica) y por las características tecnológicas superiores de estas máquinas de impresión. Pero también la seguridad de saberse acompañado por el socio de venta y servicio italiano Macchingraf, que asesora al cliente durante el período previo a la instalación y lo apoya y acompaña también después de la instalación en su camino hacía el éxito, han sido un criterio de decisión adicional a favor de este sistema de máquina de Gallus.

Los hijos Maurizio Pelassa y Fabio Manissero delante de la nueva Gallus TCS 250


espalda
Share |